sábado, 29 de mayo de 2010

La enfermedad del siglo es…



…Porque no es la bala, no podía ser
Efecto con judicaturas. Claro, porque no es
La Muerte la Guerra la avaricia
No podría ser causas con revanchas y con lamentaciones…
…estas son a mucho bocadillos, no podrían ser más.
La enfermedad del siglo es tan alimaña que nos
Convierte,
No da palmaditas
Nos quiere limpios y coquetos, tal vez usted diga
Que no es enfermedad,
Y que es natural, y usando todo verbo
Pueda, tal vez, si lo desea: Ungir Integrar Narrar
Todo evento; toda fauna civil concreto y lo que quiera usted en lo que usted quiera.
Y darle facultades de serpiente,
Y que todo pueda por naturaleza
Mudarse las pieles y arrastrase
Hasta la corriente de agua más
Pura y en ella bañarse para
Olvidarse y para acostumbrarse.
Pero así las acciones una vez contagiados
Con las import/excusas/ajenas al juego. Y juegas con una lupa.
Para quedarte en la única y para nada conjetura contradicción del asombramiento
Entonces, siendo el asombrado, convertido en estatua.
Entremos por si acaso
Y sentémonos, “ ¿cómo puede,
Mediante osmosis o mediante cantazos, existir tanta
Figura dura y esleta y pasmada?” Porque podría ser
Que la enfermedad del siglo, en vez de enfermarte convertirte en enfermo, te hace probeta
Y te hace virus y te le pegas a los tuyos y a los suyos de los tuyos y te
Les pegas y los tragas como aperitivo y te los chupas
Como golosinas y los dañas y los cambias y los moldeas a tu beneficio. Y ellos ni saben que son frutas deliciosas en canastas y que también las recogen y son
Alegremente digeridas por los suyos y entonces,
Cuando son añejadas en las paredes de otros
Cuerpos, se convierten en telarañas y en garras
Que dan pinchazos leves o constantes
De sus miserias y peleas; y dolores del
Mundo y que son pelotitas agrias y estúpidas
A las otras gentes contagiadas.
Es la enfermedad del siglo porque podría ser
La enfermedad de nuestro siglo.
Contrariada y esplendida -buscando ser comprendida, aceptada,
Invitada a cerrar, llevada a nuestro aposento:
La enfermedad del siglo no sabe si es
Mejor que duermas con los gusanos en el cementerio; o por el contrario
Si es mejor que vayas despeñejandote lentamente como un zombie.
Y que por las calles se esparzan tus orejas, tu ombligo, tu cuerpo y que te derritas
Y derritas el suelo.
Un tanto fuerte ¿no?
Ese encasillado vacio que convertimos
Al velorio y le gritamos que estaba obsoleto; entonces:
No entiendo no entiendes no hay solidarios.
Dicen que la cura
Para librarnos de la enfermedad del siglo la
Tienen custodiada desde hace mucho. A ver si organizamos una
Avalancha y nos apropiamos del suero… A ver si organizamos de
Una vez y por todas y nos administramos, y cada uno seamos
Administrador y empelado: puede ser que
Seamos la enfermedad del siglo,
Pero cada uno de nosotros podría
Avalancharse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario