lunes, 29 de agosto de 2011

Volver a la Solidaridad


“La hipocresía y la falsedad
Al fin se descubrirán
Este consejo te voy a dar
Traición trae la soledad” 
[Ray Barretto]




15 de octubre de 2009. El jueves de Paro Nacional en la Isla, más que una manifestación lapidaria de organización sindical, de movilización y de convocatoria civil –según afirmaron portavoces del gobierno de Luis Fortuño acerca del pre-durante y post alegado Paro Utópico de poca convocatoria- dejó por comprobación legendaria y puso al descubierto los referentes para eliminar esa visión de la inactividad colonial del puertorriqueño sin legado: para fiscalizar activa y militantemente, modelos de gobiernos de la mofa contra el país. La barriga, las ulceras y esa supuesta condición hiperbolezca de la eterna enajenación, que en Puerto Rico –por eso de ser territorio esculturado por el Norteamérica de la escisión y del yugo colonialista- condición manipulable y del dormilón de retratar al puertorriqueño-caribeño, como animalito mameluco de brutería: Esa Mentira. Esa concepción local e internacional del prejuicio por elitismos de personas y de países de la impresión pedante. Guaridas del vagar sin comprometerse con nadie. La epígrafe usual de seres anormales de camaradería, pasaron a la historia luego de que miles de manifestantes abarrotaron las calles y las principales avenidas de la zona metropolitana del País.


La Isla se congregó para darle una bofeta extraordinaria al gobierno. Salimos -en una de las múltiples marchas convocadas- desde la Ave. Muñoz (frente a los portones de la UPRRP a las 9:30am). Y las consignas, el escogido de la música, las pancartas y los manifestantes, purgaban las aceras y la calle con cada paso. Entonces la roña que fue el gobierno de turno durante el Paro y, la pusilamine humildad de los gobernantes de la Isla: Gobierno ilusionista del Copperfield de los 90’s, se hizo, por clara estrategia política de la conservación, más inepto. Entonces declaraciones públicas como “no hay marcha atrás”, de Rodríguez Emma, “esos terroristas”, y un sin número de disparates del miedo, fueron hechas curiosamente desde la lejanía del televisor. Cara allí no dieron.


“Come, get out of the way, boys. Quick, get out of the way.You’d better watch what you say, boys. Better watch what you say” [Phil Ochs]

Un gobierno que cesantea- y no solo es el cesanteo ese guarida y jockey de planes emergénticos de jefaturas que, selectivamente, se ponen en marcha para saturar, vulnerar y (curiosamente) manifestarse dispuestos a: Tutelar -llevándose para llevar, según el comicio de turno, a más de 16,000 empleados públicos -sumados a miles que previamente fueron despedidos- añadidos sean los miles empleados públicos restantes, por Solución Final (así como se dilucidó tras puertas cerradas el destino de millones de judíos, gitanos, homosexuales y, disidentes en general) bajo el alto mando del Partido Nazi y del Third Reich; es todavía más violentado el hecho de que los cesanteos, por gigantismo gubernamental/crisis fiscal y toda la retragida de excusas del gobierno, adjudican el gravamen al ciudadano trabajador puertorriqueño: No al hecho de que el revés del Cesanteo, es en consecuencia -más allá de décadas de pésima administración gubernamental- una redefinición sino la más rampante contradicción que un gobierno (gobierno republicano y conservador fortuñista) puede emplear resonadamente para revalidar una supuesta moral económica, social, gubernamental.  La realidad es que la Contradicción, lo que no cuaja bien con eso de evaporar un sector tan numeroso de empleados es, complementario, con una revalorización negativa de efectivamente: Los mismo valores y creencias en las cuales, tanto Fortuño como la mayoría del aparato legislativo que dirigen el País fueron criados, cultivados; valores que han defendido y hecho una carrera política a instancias de.


No se trata de que es una Sorpresa el hecho de que esa “línea de supuesto corte duro y conservador de orientar a la población a la hora de hacer política pública” esté, cometiendo atrocidades contrarias a la realidad actual, no solo puertorriqueña, sino que de igual manera con la mayoría de Occidente: Esa no es la Contradicción. Esa no es la Sorpresa. Eso de cometer violaciones contra la comunidad gay-lésbica-transexual y transgénero; eso de que Fortuño es la pura imitación del Republicanismo de Reagan, uno anormal en cuanto a cómo reducir mediante leyes barreras, para intentar aniquilar el capital nacional -entiéndase, pequeños comerciantes y empresarios, como su política confrontativa para con los detallistas; los propietarios puertorriqueños de la Ave. Universidad (Café 103, La Torre China, Nuestro Son y otros), mediante los poderes y agendas disparatadas del Municipio de San Juan; el asinamiento de comunidades enteras, con claras miras a un desarrollo empresarial multinacional y extranjero que beneficiaria, pues es su naturaleza, bolsillos que ya duermen hinchados por la abundancia en otros continentes: Entendemos que todo esto y mucha más, va de la mano con los cinco minutos de reflexión (desviación para dar más palos cargados de prejuicios a nuestros hijos e hijas), pero eso, por más enajenado que esté de la corriente en la que el Mundo (en especial desde que el presidente Obama juramenta) está dirigiéndose, todavía todas estas atrocidades van de la mano con esa moral y política fortuñista. Aun cuando la mayoría de los puertorriqueños avalaron gigantescamente el plan de gobierno del Partido Nuevo Progresista- que es una de las justificaciones más recurrentes del gobierno de turno, sigue en ruta certera, precipicio pero todo esto se venía venir.


Lo increíble y Lo cortante: La Contradicción es que el Gobierno de Luis Fortuño hace una rotación que revoluciona la base de sistemas tan intrínsecos para su ideología como para matricular, prejuiciadamente, el Poder Económico y los intereses de una minoría de saber que de los sótanos de cada casa hay columnas reforzadas, que a su vez, dan soporte a la estructura en su totalidad; así como de la misma Familia de la que tanto se ha jactado en defender para no ser corrompida, como la propia educación que contraria a servir de trampolín y herramienta, convida más bien al embrutecimiento- y esto debido no solamente a las prohibiciones, el hecho que es el Hecho Sorpresa y Contradicción, es que desde los tiempos de antaño, cosas como la Familia Puertorriqueña (por ejemplo), cuando la Cosa se ponía Mala, cuando el alimento diario, cuando una tragedia empañaba los ánimos, etc…el patriarca en aquel entonces, la madre, padre, herma@s, tutores hoy día, no optaban ni optan, si quiera piensan en exiliar a algún miembro- dejarlo sin comer, botarlo como bolsa para la calle y, se entiende, pues hay excepciones en las que ocurren cosas así y, que efectivamente dejan sin comida, techo y calor a muchos. Ahora bien, como esa conducta no es una de beneficio en última instancia, no es una ni recomendable ni debe ser imitable.


“What do you mean i have a bad attitude.
don’t get me wrong but my nature is rude.
i know when i’m getting taken advantage of.
people are people i know you make mistakes too.
call my bluff, use your power.” 
[Voodoo Glow Skulls]

Aun así, luego de que el Cuerpo que es el sector dirigente del País tuvo (sin importar las variaciones de procedencia) la dicha de la Comida-Educación-Poder Económico: Además de esa inyección de valores y morales tan fuerte en nuestra Isla, isla caribeña con culturas que se hacen multiples y diversas pero que, tomando en cuenta el background y las propias palabras de nuestros políticos, la mayoría encajaría en un pote de clara, dura y transparente inculcación de, al menos, los referentes armoniosos que dictan nuestra convivencia diaria. Y estoy seguro. Y daría todo por afirmar el Hecho de que en esa línea estrecha del conservadurismo, aunque contraria siempre a los intereses de los grupos minoritarios o desfavorecidos, se ve arreguindada de una cuerda floja si no de un hilillo muy débil cuando, por todos los medios, programa los estamentos que de alguna manera todavía hoy siguen rigiendo tradiciones y valores humanos, hacia una implosión por orden de caudillos hipócritas y fanfarrones que no tienen consideración alguna con ninguno de nosotr@s. Que no saben que la base del edificio que es la sociedad está imposibilitada de ser arreglada de un escopetazo, así como con el Cesanteo: Porque el Cesanteo es tan solo la mecha que nos catapultara hacia una lapidaria condición de detrimento social a grandes escalas, por al menos y como efecto directo de manera aguda, hasta tan lejano como los próximos dos años. Luego: el luego puede resultar tan incoveniete como cualquier predicción. Esperemos que sea uno de mejor envergadura.


Casi medio siglo atrás era evidente un camino por dónde rastrear expresiones de Solidaridad. Y no que al sol de hoy no existen personas en una continua lucha solidaria por el mejoramiento de la sociedad pero, y aquí radica una importante diferencia, esa Solidaridad está en un bastión segmentado y ajeno al Puerto Rico de hoy. Puerto Rico (isla telescopio) por la obvia condición colonial que se remonta a siglos de aparatos degustadores de metrópolis tan Imperialistas como lo fue España y ahora, Estados Unidos, se inscribe increíblemente, a un doble filo: Uno donde se ve comprometido ante el sometimiento colonial, entiéndase ese filo que deja rezagado una gran parte de la psiquis del puertorriqueño y otro filo, más bien borde desde donde podemos, si el ojo está capacitado para utilizar ese telescopio que puede ser invertido, extraer del Mundo según creamos a conveniencia la mayoría de las reflexiones, informaciones y manifestaciones culturales vía la cercanía de los E.E.U.U. con el mundo entero y de los E.E.U.U. y su territorio colonial puertorriqueño. Debido a esa fragmentación colonial, el mundo-en la cercanía podemos hablar sobre Latino América, Europa y el Caribe por ejemplo, están, la mayor parte de las veces, ajenos a los acontecimientos de nuestra Isla. Y sin información que trascienda el 100×35 no puede haber una vinculación moral y colonial desde bastión alguno. Sin apelar al interés mundial. Sin anexar a Puerto Rico con el Mundo (mediante una continua denuncia y expansión periodística, informativa, mediática sobre las atrocidades que se está viviendo en nuestra Isla hoy día) no hay ni habrá una fiscalización que ejerza presión sobre cosas como la Cosa tan disparatada que el Gobierno de Fortuño está cometiendo en contra de los intereses y de la integridad de los puertorriqueños.


Ahora, no tan solo sería un puertorriqueño desempleado sino que se uniría mediante el Acueducto trans-regional y global de la administración de bienes, facultades y sobre todo, al Juicio del Mundo -si hay en él algún receptor dispuesto a solidarizarse con nuestro Pueblo, debemos ser primero solidarios con cada uno de nosotros. Luego, entendiendo que si soy un ente solidario de mi y de eso/aquello que es mío, podemos transferir claramente un llamado al Solidario, un llamado al brazo siempre dispuesto de la Solidaridad. Un brazo que el puertorriqueño, desde siempre, ha extendido cuando la situación lo amerita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario