miércoles, 5 de octubre de 2011

Tarada latitud

[Michel Sardaby, Blue Sunset]

Hay en el mundo
faraones del vicio,
soldados con dinamita y metralleta,
falos,
vaginas,
museos sin una sola chispa de vida,
gentes alarmadas
o
gentes, derrotadas,
con dolores de cabeza y
sin autonomía,
gobiernos,
policías,
tribunales,
edictos,
planillas cortas,
papeletas con el rostro
del siguiente abogado de turno;
hay criaturas, horrendas, criminales,
pero,
en nuestro jardín, hallaremos a
la más ambiciosa de todas. . .
una culebra de fango, y
es
tan peligrosa que hasta la víbora más
diabla y el espíritu más perverso,
preferirían
enrollarse antes de tener que
enfrentarse a la salvaje bestia.

Pero, escapar es imposible, la culebra de fango,
(enemiga y exagerada) se hace
Gigante con
cada ridículo, con cada ignorante que se
cruza en su camino;
comiéndolo,
como si fuera una golosina:
Salvados, estarán, únicamente,

quienes se armen de valor
y
le declaren la Guerra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario