domingo, 30 de septiembre de 2012

{-Ataúd de Cometas-} por Nadya M. Echevarría


No me aniquilaron. Luego de la explosión y de escapar de la gran nube expulsada desde los escombros mi mirada impuso cierta rutina giratoria extasiada con el análisis de los materiales. En un principio, la turbulencia del acto me halló sin huellas propias, con memorias inútiles y con un eco perplejo de un grito inconexo con el hambre que alberga una insuficiencia de datos, estratas de dudas y el vencimiento que ofrecen los destinos sin transformaciones de ojos.

Se me rompieron los oídos cuando fui lanzada al abismo y tuve que aprender a escuchar con los ojos a cierta agua que corria furiosa por un precipicio. Entre la turbia realidad sonaron canciones cifradas sin origen, verdades sobre tiempos que chocaban con el mío y alabé cada colapso de notas dejándolas caer dentro del pozo que se me acumuló desde aquel instante. Ví pues que el grito se me transformó en alas y he querido volver a recoger las pistas de lo que pudo haber sido mi tumba. Entre pedazos de cemento roto fluyen mentes desangradas como ruinas de naves perdidas sin el placer de desembocar afuera de los lindes prefigurados. Me alejé en mi barco hasta ver como se levantaba una isla como un altar bajo un sol ardiente centelleando sobre mi cuerpo reptílico, hundido entre mis montañas por donde soplan vientos con representaciones de oscuros mares.

Durante mi camino hacia las visiones se hizo la noche, me hice una con ella asechando las geografías con mi cuerpo. Fue mi deseo partir al sur observando un cielo con escalinatas donde proyectar un himno seducido en apetencias. Temblé en su rítmica de divinidad transfigurada ahora dentro de mi danzando sobre mi mar encrespado y vuelto coraje. Eternamente recuerdo a mi alma colgada en aquella cruz donde me soñé insurrecta.

Me dormí y el viento llevó mi nave como una flor solitaria hasta la costa. Desperté de nuevo a la locura, me acomodé las gafas y mi ropa. Lamí la sal de espaldas a la tierra mientras metía mis pies dentro de las botas. Antes de caminar suspiré y me prometí una cosa: Exfoliar mi corazón antes de cada gran batalla. Miro ya mi patria arrancada del suelo exhibida como escaparate veraniego sobre los cuerpos de los que perecieron cuando en aquella mañana sin hábito de duda los funcionarios recibieron la señal y sin más nos explotaron los puentes. Para nuestro bien deberíamos todos transitar por un único camino. Mis células purgadas por tantos sueños secados al sol despertaron contándome osadías de caminos asidos a volcanes de ganas…


***

{Transgredir las fronteras impuestas en la máquina de producción neocolonial abismada en la necedad de los portadores de deuda colosal. Desviaciones perversas de las perspectivas con las que de una forma u otra se consiente la intensificación universal del dominio aniquilador de nuestra humanidad. Me reúno con ustedes, mujeres, a por el desarme. Bien sabíamos que nuestro camino es uno de siempre comenzar, que en nuestra arquitectura no había base donde esperar a ser salvadas. Nuestro fin es el caos y en él acudimos al baile de imágenes elásticas de nuestros tiempos comprimidos, donde soltamos pájaros de diseños vividos dentro de costumbres orgánicas que vuelan lejos como sombras de conjuros.


[Galaksija.: by Nikolai Lutohin]


planes de pago
* * * Un sol
se cuela por el cielo
como ciudad siniestra
separada entre mis pasos.
Entre las ciegas soledades;
orfandad de quien mata
al padre y a la madre
incluso a sí mismo
con tal de que la muerte
no llegue de pronto
y descalabre un enjambre
de mil dudas
comprimidas en la conciencia
de quien precisa estar vivo
y entre cejas planifica consigo
sorbos que inquiere al caminar
Me espera
un ataúd de cometas. * * *

lunes, 24 de septiembre de 2012

{Preludio en C mayor} por Xiomara Ayala Cartagena

Preludio en C mayor
Yo comencé la pieza final,
Aquello falto de palabras,
Ejecutado con el cuerpo,
Sin más ni menos,
Lo necesario.
El cansancio fue la entrada,
De la repetición apalabrada,
La insatisfacción poco valorada,
Poco a poco transmutada,
En acción final…
De un duelo que apenas comenzaba.
No duele lo que ya ha sido vivido,
Anestesiadas están mi ansias,
De un calor pedido,
Sin respuesta en el alma.
Quedan los recuerdos…
De una coquetería ingrata.
El ahora… ni vacío ni lleno,
Inerte estado de arrogancia.
El deseo de estar inmune,
Llega después de la intolerancia,
De un beso no recibido,
De un sexo que no tocó mi calma.
La batalla comienza,
Siempre antes de la añoranza,
De unos labios tibios,
En el centro de mis entrañas,
Jamás correspondidos,
En mis circunstancias robadas.
El preludio se enmascara,
En un final arrebatado,
Delirios inhumanos,
De una visión ahumada.
No quiero seguir manifestando,
Mis pesares,
Mis lágrimas,
Mis penas,
Mis delirios,
En locura desterrada.

domingo, 23 de septiembre de 2012

{Recuerdo Solar, Plantasia} por Nadya M. Echevarría

Abro esta fruta sólo por nutrir el ansia por una experimentar un sabor. Contentura de paladar diestro y atento a los jugos de verano que se dan en la paciencia que se extrae de la sed . Quiero que me llueva la boca, tal y como cuando por sorpresa brotan chorritos suculentos de gajos de china mientras se raspa la cáscara. Ricos aromas, aventura cítrica y molecular recuperadas en el tiempo a que mi cuerpo explora multiplicidad de signos que dentro mío se abocan. Chupo, escupo semillas mientras me animo a resumir como junto al pasar de las horas las raíces de aquel árbol buscaban por los fondos, bajo planicies y rocas, como tentáculitos agitados lamedores de mojadas tierras que los alimentaran. Así me allego hasta ti recordándote como cada día regabas el huerto a tu regreso de visitar tu Tierra Santa… porque como me dijiste: Fuera de la mente no existe nada que sea sagrado o profano o impuro en sentido absoluto, sino sólo en relación a ella… por eso los juegos para dominar nuestra lengua ejercitando nuestros paladares. Por eso adentrarse a interrelacionar como un olor seduce, en contracanto con mis dedos agrios por otro recuerdo solar. Disfruto la música colosal, me muevo en su curvaturas que se enrollan rodeando mis brazos, líneas milenarias acompasadas al reverso de mi vista que se despierta en tu tierra, oyendo tu voz que canta palabras con nuevas sintáxis. Bañabas cada palabra con aceite de tus flores favoritas, reproducías significados nuevos que en acuerdo con tu cuerpo se abrían al silencio del nuevo orden que desencadenabas y rompías con un grito. 

Nota 1. Uso el tiempo como un procesador de rastreo medioambiental, sintonizo mi canal sensorial con una nueva trayectoria y atajos entre comunicaciones químicas con las que escapo del sistema de control. Uso mi cuerpo como tecnología, trabajo por que no se convierta en obsoleta sino que sobreviva y se sustente contra la automatización que ensambla cada ruta de pensamiento al servicio de la ciencia capitalista. Si hay un control tan grande, es porque se opera desde un minicontrol. Naturalezas adaptables al poder que las sitúa en favor de la distribución de riquezas, dominancia biológica, lógicas trasladadas siempre bajo jerarquías acomodadas por un plan de desarrollo subordinando al intelecto mitigado en sus “excesos”. 


lunes, 17 de septiembre de 2012

(Con)Ciencia Ficcion/al: Taller de Ficción Especulativa en Poesía y Narrativa


Sobre los talleres de Con/Ciencia Ficcion/al de Ficción Especulativa en Poesía y Narrativa quiero compartir con ustedes un poco más de información acerca de los mismos ademas de las fechas/horas en las que nos reuniremos. Asimismo me gustaría que las personas que entiendan que podrán asistir a los talleres se comuniquen conmigo y confirmen por este email (xanctus@gmail.com) o por el facebook de la Generación del Atardecer (https://www.facebook.com/generaciondel.atardecer)

(Con)Ciencia Ficcion/al: Taller de Ficción Especulativa en Poesía y Narrativa

Descripción: 4 talleres de 3 horas de duración, 1 día en semana durante los mese de Septiembre y Octubre en el BETA-LOCAL (Beta Local, calle Luna 208 esquina calle San Justo en el Viejo San Juan.)  

Donativo sugerido: $5.00 por sesión

Las fechas de los talleres son las siguientes:


  • Sábado 22 Septiembre 2012 de 4 pm a 7pm
  • Sábado 29 Septiembre 2012 de 4 pm a 7pm
  • Sábado 06 Octubre 2012 de 4 pm a 7 pm
  • Sábado 13 Octubre 2012 de 4 pm a 7pm


  • [1ra sesión] Introducción al marco teórico usado por los escritores / Inmersión en heurística poética
  • [2da sesión] Taller de escritura creativa y desarrollo de narrativa / Taller en heurística poética
  • [3ra sesión] Arquitectura de mundos / Arquitectura de personajes
  • [4ta sesión] Taller de escritura creativa y desarrollo de narrativa / La poética de los escritores

Texto teórico acerca de la ficción especulativa escrito por Miguel Pruné:
http://revistacruce.com/artes/conciencia-ficcional-visibilizando-las-estructuras-hegemonicas-de-la-polis-y-la-psique.html
  

Interesad@s favor confirmar su asistencia por aquí
: http://thepublicschool.org/node/31523 



Facebook -- https://www.facebook.com/generaciondel.atardecer
Email -- Xanctus@gmail.com


Objetivos: Sumergir a los participantes en un variado escogido de ficción especulativa, así como en el marco teórico y metodologías literarias utilizadas por Daniel Pommers y Miguel Prune de la Generación del Atardecer en su literatura especulativa; una literatura que se ocupa por constituir la arquitectura de mundos enteros, sus saberes e idiosincrasias, facilitando la creación de narrativas y estilo propio en el participante. Priorizando la producción de textos en cada sesión, por lo tanto los participantes necesitaran como materiales lápiz/bolígrafo y papel preferiblemente.

Un importante objetivo en este taller literario de la (con)ciencia ficción(al) y de la ficción especulativa, es investigar la relación entre forma y contenido, mundo y sujeto y la fantasmagórica tensión entre la psique y la polis. Encaminado al grupo a pulir sus destrezas en la escritura creativa, en la narrativa, en la forma-contenido de los cuentos, en la arquitectura psíquica de los personajes, en la arquitectura de mundos y en los intereses particulares del participante. Los talleres no tan sólo buscan darle un trasfondo teórico al grupo, sino ponerlos a escribir y producir textos desde el principio.

Lo que se quiere hacer con este taller literario es que los participantes conozcan el elemento paradójico entre personaje/entorno social en la narrativa misma, y como este es experimentado desde diversos ángulos y formas, diseñadas por el escritor. Esta ontología de la creación de mundos explora la relación entre la tecnología, los saberes y la arquitectura. Al finalizar los talleres, los participantes harán una selección de los textos creados o trabajados en los talleres para ser publicados en formato PDF en los blogs de chocarreras.blogspot.com y gatomaloeditores.blogspot.com.



[Bio de los escritores]

Miguel Pruné (Santurce, 1984). Estudió Ciencias Políticas y Psicología en la Universidad de Puerto Rico.  Escribe cuentos y poesía bajo La Generación del Atardecer Presenta, en el blog, FrecuenciasAlternas.com.  Ha publicado en las revistas Hotel Abismo (Volumen 5), Tonguas (2009), Bacanal (2009) y Crudo (2010).  Ha publicado ensayos críticos y artículos periodísticos para el Periódico el Rehén y la Revista Lengua (#5).  El autor escribe textos críticos y de ficción en el blog Chocarreras.blogspot.com.  La colección de cuentos Cosmos Burlesco es su primera obra literaria.

Daniel Pommers (Ceiba, 1985). Estudió Sociología en la Universidad de Puerto Rico.  Autor del libro El esqueleto presenta (Río Piedras: Editorial Bacanal, 2009); ha colaborado en varias revistas y periódicos como, Bacanal (varios volúmenes), La Polis, Hotel Abismo (volumen #6), Periódico El Rehén, TeknoKultura, entre otras, publicando cuentos, poemas, crónicas y ensayos.  Actualmente escribe para La Generación del Atardecer en el blog de Frecuenciasalternas.com así como en Chocarreras.blogspot.com.  Cursa estudios en la Universidad del Sagrado Corazón en el Programa de Maestría en Creación Literaria.

jueves, 13 de septiembre de 2012

{Las nubes filosas por su engaño} por Karina García

Las nubes –filosas- por su engaño, sacrifican el día… lloran la tarde.
El único polvo que sirvió la tierra fue castrado por la boca que encontró su aire.
El ser humano sembró sus dientes, “había demasiada agua” –decía.
Y el señor carpintero

-ansioso de trepar el árbol de aquel Hombre- 
no le encontró raíces.
Eran miles de manos las que le sujetaban;
mientras le tatuaba con sus uñas aquel tronco
-sujetado- que partía en sangre.

martes, 11 de septiembre de 2012

{De cómo arrojamos luz al mundo} por Sebastián Castrodad

                                  Nacimientos:                                                     

     En algún lugar, en cualquier momento hay un recoveco que habitan aquellos niños del deseo. Viven juntos desde hace mucho tiempo. Se conocen antes de que nosotros conociéramos el amor. Dicen de ellos, que por ellos conocemos el amor. Esto lo escuché una noche en la taberna de mi amigo. La historia dice así:

     Antes de que naciera la luz unas gentes corrían por el mundo. Cada uno separado por la lejanía de la noche. No conocían nada más que el frenesí de sus piernas y la locura de sus brazos. Aquella locura que sin razón alguna los levantaba cada vez que probaban la tierra. Y al probarla les hacía cosquilla en el lugar de los ojos.

     Para esos tiempos la tierra era una gran mogolla indiscernible de frío y calor y seco y mojado y dulce y amargo. La noche no conocía al día y el sueño era como la noche. Todo parecía ser el interior de algún vientre. No había ojos, ni bocas, ni lenguas, ni estómagos. Eran sombras corriendo dentro de selvas de sombras. Pero todo se tropezaba y se enredaba. Y todo crecía a un ritmo singular.

     Una noche, dentro de esa noche eterna, pasó algo que iba a pasar, y siempre pasará, porque siempre ha pasado y está pasando. En la cima del silencio nocturno, dos sombras que corrían y se caían y se levantaban, tropezaron entre si. Y por primera vez, dos sombras así se enredaban. En su enredo se observan con las manos. Por primera vez observan sin ver. Y cada uno conoce el cuerpo del otro como quien conoce las estrellas.

     Por primera vez dos sombras se convierten en una. Y la noche se hace más chiquita. Cada uno se siente por dentro y por fuera por primera vez. Les crece la voz. Las orejas se forman. Escuchan la primera imagen. Les crecen los ojos. Se hace la luz. Ven la primera imagen. La muerte cada vez se hace más pequeña. Atraviesan la muerte. Se despegan. Se saludan. Y por primera vez nace el mundo. Desde el pecho se alumbran y se crean el uno al otro. Y es tanta luz que sobra, así como el deseo sobra, así como el deseo se escurre entre los dedos. Es tanta la luz que nace el día. Desde los corazones de las gentes.


domingo, 9 de septiembre de 2012

{catá/logo de un dios} por Nadya M. Echevarría

Privatizan los caudales aprobando leyes conspiratorias a una trampa mayor. Siempre hay una trampa mayor en el orden ontológico de quienes dictaminan caminos “transitorios”. Caminando recuerdo a una antigua amiga de la pontificia cuando en las mañanas antes de que el ecuatoriano nos hablara de Kant y del ahorro de las servilletas en Alemania me hacía siempre la misma pregunta…, Si Dios creó todo ¿quién creó a Dios? Mi cabeza se hallaba girando gomosamente por alguna galaxia polvorienta buscando algún dios. Yo quería estar en medio de la sintaxis para espiar al verbo en el momentum exacto: ¿tendrá manos? ¿tendrá matriz? ¿fornicará con otro dios? ¿será un gay espacial? ¿será mujer? Déjate de cosas… Yo no sabía a qué maldecía cada vez que alguna leprosa rabia me envenenaba la garganta. 

Como una nave que se hace a la mar. Te diría que hay caminos que llevan más lejos cuando de pronto intentas hablar y te muerdes la lengua y te tragas el mismo veneno por la barrera puesta cada cuanto se provoca una respuesta, siempre ahí tan detenida por un Uno lógico. La causa de causas de un Ser primero que no fue creado, porque fue quien se pensó a sí mismo y se hizo sujeto ordenador desde sí hacia ti, en otro momento anterior a tu aprender de sílabas y a tu oído que recién se acostumbraba el recitar de los pájaros sin jaula. Siento en los labios un ardor por un querer sentirme,te,nos,le,la a ver si se viene el mundo encima con sus historias sofocando posibilidades. El gusto de occidente por depredarnos nos hace parte de finalidades que no empezamos porque no nos dejaron. Por una posibilidad: fuimos creadas desde antiguos gobiernos donde tributamos cada trozo de nuestras mentes. Prohibiendo paladares nos alejaron de nuestros propios cuerpos. Siempre en movimientos perfectos sostenimos la suma razón recolectada en tratados de una misma ficción repetida de hombre a hombre. 

Si me dices a mi, te digo que ese quien no es lo que importa sino cómo, cómo la noción de caos se tergiversa para empujar un diseño mundial y cósmico idealizado con un acto original como pretexto de configurar nuestras partículas a su modo. Con técnicas, leyes, reglas de sociedad, asecho, normalización y control. Mentes que nos conciben como propiedad, primero de Dios luego del estado y del esposo. Bienes de servicio, se naturalizaron roles con tal de que dejásemos en ellos nuestra completa ambición, apetito y poder, para hacer de estos inocentes artefactos de repetición, pautas sin el peligro para los poderosos de que pudiésemos imaginar crianzas distintas que no apabullen ardores de ciencia, fe en nuestras abstracciones y en nuestra cantera mística adonde transmutar la química de los valores que sostienen los días. He ahí el vacío que no llenan las memorias felices ni navidades llenas de abrazos. Dónde hallar ese sentido de totalidad y plenitud que no colman los cursos de yoga y neo budismo zen?

sábado, 8 de septiembre de 2012

{Pan Demonio} por Nicole Fraticelli

me sumergí en el pasadizo llano;
quitando ojos para ver el sol gigante
girando sobre las pupilas

fijando antagonismos hacia
la dilatación

y resulta peculiar que
los parpadeos ya no existen
solo queda el globo blando casi
estático