lunes, 17 de octubre de 2016

NOCHES DE HUESO

Paul Gustave Doré, Paradise Lost - Satan takes his throne in Hell


Ginsberg dijo que moriría por su poesía
por un poema salva mundos
por lanzar piedras en cada palabra
por incendiar gobiernos de la muerte
contra estados piratas del fin
esos hechos de tripa suelta que buscan refugio.
Las masacres son el enlace a nuestra comunión
son el nuevo orden
y en lo mundial somos municipios niños
gargantas frías
amigos del mal
porque la maldad es historia de todos
es un diccionario de navegación
y aunque no tenemos paraíso
reinamos una empresa de la ruina
donde somos porquería inhumana
donde la CIA y el Mossad siguen trasnochándose
donde nadie escapa de los mundos desaparecidos.
Aunque nacimos sonsacados por la muerte,
andábamos difuntos cuando supimos la verdad
como rifles−castillos de un sionismo−nativo
como letreros diseñados para barajar las almas.
Cuando el excremento de cien años termine
se descubrirá el nido de los monstruos−élite
sus ejércitos caerán
y, heridos de muerte,
tragarán la lava de nuestra orina,
se someterán
a las siempre feas y dispuestas muertes
a las tumbas donde viajamos en silencio;
y si esta isla se olvida de nosotros,
recuerda, fija la mirada en el ataque.
Riño, a fin de cuentas, Panero lo dijo,
El poema está hecho para matar.

sábado, 1 de octubre de 2016

DESPEDIDA VIRTUAL {Por Don Sentido Común}

{Escrito por Don Sentido Común}


2115 D.C.

En un cuarto pequeño, decorado con planchas de metal que solo permiten la entrada del oxígeno a través de un ventilador, se ilumina el silencio que habita en el cubículo A-2. Una pantalla computarizada provee la sombra necesaria para iluminar la presencia de un humano. El hombre comienza a escribir en el teclado una contraseña que apenas se puede detectar con la vista. Entonces, la computadora reinicia su configuración:   

Zombot: “Iniciando el sistema, ¿Cuál es el nombre de usuario?”
Oscar: “Nombre de Usuario: Re-evolución”
Zombot: “Nombre de usuario CORRECTO, ¿Cuál es la contraseña?
Oscar: “Contraseña: ParaNuncaOlvidar”
Zombot: “Contraseña CORRECTA, ¿Cuál es su comando General?”
General Oscar: “Deseo grabar un mensaje”
           Zombot: “Comenzando a grabar mensaje audiovisual en cinco segundos… Cuatro segundos… Tres segundos… Dos segundos… Un segundo…”

Se ilumina una pequeña bombilla roja de una cámara de alta definición, Oscar comienza a grabar un mensaje difícil de olvidar:   

“Querida Aura,
Debo elegir entre cumplir con la promesa que le he hecho a mi pueblo, para poder verte crecer en un país que no ha sido más que un archipiélago lleno de falsas ilusiones y esperanzas temporeras. Podría elegir crecer junto a ti en un país desconocido, pero con una buena calidad de vida aunque estaría sacrificando mi alma que está atada a mi tierra borinqueña. Siempre he luchado por un país ideológicamente creado por una ilusión. Un país que nace y muere en mi memoria; sería un mundo nuevo si algún día aprobaran la Reglamentación Pro-Pueblo (RPP), una plataforma sociopolítica que considera la implementación y el cumplimiento con los derechos humanos de las poblaciones pobres de Puerto Rico (ahora representadas por un 80% de la población total). Que promueve las propuestas que utilizan recursos naturales y nuestra mano de obra sin contar necesariamente con remuneración económica alguna, pues en estos momentos las necesidades fisiológicas básicas tienen un mayor peso que el lujo materialista. Y aunque he llegado a pensar que todos nuestros esfuerzos han sido en vano, nuestra batalla tiene un fin muy claro: que los niños del segundo milenio tengan un desarrollo psicológicamente adecuado en nuestra sociedad puertorriqueña,  basándonos en la creencia de que existe una posibilidad de que los milenios (como son llamados por el noticiero) nazcan y se desarrollen como seres humanos de la quinta dimensión. Algunos hermanos caribeños lo han logrado. 

Lo he visto con mis propios ojos, como nuestros vecinos cubanos levitan y caminan por encima de la costa de la playa Jibacoa en la Habana. Otros han sido identificados por poder comunicarse telepáticamente con distintos ciudadanos. Se han grabado a dominicanos respirando debajo del agua. Le llaman hombres pescado, aquellos que han sido lo suficientemente afortunados de desarrollar las agallas submarinas gracias al consumo de algas biogenéticas cultivadas en el laboratorio del Puerto la Plata. Los que han logrado tal metamorfosis han podido huir hacia Costa Rica y Panamá; incluso se han escuchado historias de pueblos submarinos que venden mangú de mariscos.”

“Nuestros escasos recursos y la falta de educación no permiten que los ciudadanos puertorriqueños evolucionen más allá de su descendencia y su progreso intelectual (puramente autónomo). Las lágrimas se han convertido en atributos sagrados del humano puertorriqueño. Representan la divinidad de la vida, aquella que brilla en los ojos de nuestros ciudadanos, aunque algunos ríos y otros cuerpos de agua se hayan contaminado y deshidratado. Esto ocurrió debido a la erosión causada por la construcción excesiva, adicional a la sequía que se extendió por todos los pueblos de Puerto Rico como un virus Chikungunyano. La escasa agua potable que queda puede ser obtenida a través de un proceso de purificación. El sacrificio de nuestros rebeldes ha logrado que tengamos en nuestro poder una máquina desalinizadora. El problema ahora consta en cómo llegar a las costas, lo cual se ha imposibilitado debido a que las playas han sido privatizadas y militarizadas, proveyendo acceso exclusivo a la Sociedad (conocida anteriormente como Clase Blanca Alta). La Sociedad nos ha convencido de nuestra inexistencia, convirtiéndose en la única población reconocida como ciudadanos humanos de Puerto Rico; aunque mayormente es representada por pseudo-intelectuales, ciborgs, inmortales, tecnócratas expertos y multibillonarios.”

     De momento se interrumpe la grabación. El capitán Juan Quintero trae una gran preocupación en sus ojos, los cuales sirven como brújula facial que auscultan la seriedad de su mensaje.


        “Con su permiso mi General. Hemos detectado un objeto que se acerca vía aérea hacia nuestra base. Aparenta ser un Predator UAV (Unmanned Aerial Vehicle) dirigido por el alcalde de San Juan. Parece que identificaron nuestra localización luego de que nuestra misión para usurpar los alimentos de la Clase Blanca Alta (CBA) fracasó.” 

“¿Cuáles son sus órdenes?”
El capitán Juan Quintero no le temía a la muerte y mucho menos si tenía una buena razón para morir. Entendía que el cambio solo era posible a través de la acción y pensaba (igual que todos en la Re-evolución) que para salvarnos había que enviar un mensaje preciso y claro: "Si el gobierno jode con nosotros, nosotros jodemos con el gobierno". Ya había sido suficiente con dos siglos de indiferencia por parte del gobernador y sus asesores, o más bien de su banda de ladrones y asesinos. Todo el dinero y todos los alimentos necesarios para una dieta saludable lo poseen los adinerados de la CBA: banqueros, alcaldes, abogados, financieros, directores académicos, dueños de distintos planes de salud, aseguradoras, militares y policías corruptos, entre otros.

Ya es hora de marchar hacia sus casas y oficinas y atacar, quemar y aplastar a todo el excremento gubernamental, el que se ha robado la vida de miles de puertorriqueños. Es hora de destrozar sus riquezas, techos y viviendas, sin cuidado alguno que en esta guerra contra el gobierno no existen los rehenes. Somos los ciudadanos olvidados en contra del gobierno, sus hijos, familias y amistades. Ya es tiempo de que manchen con sudor y sangre su propia ropa, para que sientan el calor y el dolor que sentimos la mayoría de la población.

Luego de haber recordado el discurso que Juan ofreció al ser promocionado a capitán, el general Oscar (lleno de orgullo y patriotismo) pausó su grabación y procedió a dar sus órdenes:

“En cinco minutos termino de grabar. Se aproxima el final de nuestra odisea en Puerto Rico. Prepara las armas de fuego para el contraataque. Recuerda que es importante enviar el mensaje cibernético a los robots de defensa para que preparen los misiles anti-aéreos y los RPG’s. Los robots de inteligencia serán comandados por la teniente Rosa Rodríguez. Entiendo que su capacidad intelectual, su organismo cibernético y su experiencia estratégica nos permitirán salir victoriosos en esta batalla. Por último, activa el camuflaje óptico alrededor de las aeronaves que las necesitaremos para movilizarnos hacia nuestra base principal en Haití.”

“¡Sí, mi general!” contestó el capitán Quintero mientras realizaba el saludo de guerra conocido por los integrantes de la Re-evolución.

            Una vez Juan salió por la puerta, Oscar retomó su despedida.

      “¿Dónde me quedé?...”

“Ahora lo recuerdo. . . Dinero y capital. Nuestros antepasados le adjudicaron tanta dependencia a un celular o a una computadora que no hicieron otra cosa que vivir entre pantallas virtuales, iluminadas con deseos y falsas realidades. De esta forma los ciudadanos comenzaron a embrutecerse continuamente en un ciclo vicioso creado por el entretenimiento. Vivieron zombificados en una realidad virtual, sin percatarse de la formación de la CBA y de la Sociedad, de las matanzas de los revolucionarios ni de los cierres de las escuelas, del continuo deterioro de la economía y de la producción en masa de alimentos genéticamente modificados, los cuales fueron utilizados para prolongar la adicción al entretebrutimiento.”  

 “Los pocos humanos que quedamos, y que aun luchamos por la causa, somos los últimos que tuvimos la oportunidad de realizar estudios graduados en una universidad (termino cuyo uso ha sido prohibido por la falta de accesibilidad a los centros académicos). Por nuestro desarrollo intelectual, nuestra orientación hacia una educación compartida y nuestra búsqueda continua de libertad nos persiguen, nos vigilan, nos matan.”

          Dos diminutas lágrimas se dibujaron en las mejillas de Oscar mientras recordaba lo que solía ser la agricultura puertorriqueña y la crianza de animales, tanto las mascotas como aquellos animales que servían de alimento para la humanidad.

“En este archipiélago, el mar solía ser azul y sereno, acompañado por la brisa que nos ofrecía la oportunidad de respirar aire fresco con olor a sal. Aún permea en mi memoria la idea de un animal como mascota, aquel que siendo noble, fiel y confiado en el humano fue ultrajado de su existencia a cambio de la violencia engendrada por las bestias humanas. Entonces, llegó el día en que la pesca se convirtió en una obligación debido a que el “mantengo” se acabó. Los fondos federales no dieron abasto para alimentar a nuestra población por tantos años. Entonces algunos puertorriqueños se lanzaron a las calles para robar y matar, mientras que otros nos lanzamos al mar y a los bosques para cazar y alimentarnos. En cuanto a la flora y la fauna de nuestro país, lamento decirte que apenas subsisten algunas especies de animales salvajes y pocas plantas no alimenticias. Entre algunos de los animales que sobrevivieron se encuentran los gatos salvajes, las iguanas, las serpientes, los ratones y otro tipo de roedores creados genéticamente que aparentan ser una mezcla de perros con ratas blancas (lo llamamos ratacan). El gobierno posee el control total de ellos y los utilizan como roedores de seguridad, ya que su sentido de olfato los convierte en un sensor casi perfecto para detectar intrusos a varios metros de distancia.”

“Mientras los ricos y privilegiados se alimentan de la carne de roedores, el resto de la población sobrevive de algunas algas marinas, del cultivo de frutos y vegetales o de insectos con altos niveles de proteína. El Comité de Agricultores Unidos por la Re-evolución se ha encargado de trabajar en la siembra y el mantenimiento de estos frutos. De acuerdo al gobierno, ya no es necesario cultivar porque todos los alimentos vienen enlatados y asegurados. Si fuera por la empresa privada viviéramos de la clonación de alimentos; pero nosotros sabemos que los efectos secundarios de ingerir esos venenos pueden reducir el lapso de vida por tres décadas. Por eso sembramos en nuestros bosques subterráneos con luz sintética, aunque en casos extremos nos inyectamos con suplementos vitamínicos y calóricos que nos ayudan a subsistir sin tener que ingerir comida por varios días.”

        Oscar se detiene unos segundos y observa el pequeño agujero que se asoma por el techo de cemento que cubre la base ubicada en los suburbios de la ciudad. Eran las doce del mediodía y entraba la claridad del sol proveyendo niveles de calor mayores a los cien grados Fahrenheit.


“El cielo solía ser azul. No tan azul como el mar, pero un azul que ofrecía tenues tonalidades a medida que llegaba el atardecer. Por cada día que pasa se asoma una nube negra que nace de las fábricas de clonación. El nivel de dióxido de carbono ha aumentado a un cinco por ciento en el aire, causando mareos, falta de aliento, dolores de cabeza, confusión y estremecimientos. Otra estrategia de las empresas privadas para liquidar al resto de la población o los inservibles, como nos llaman.”

Juan interrumpe nuevamente el monólogo del general Oscar.

“Jefe, ya estamos listos”, interrumpió el capitán con seguridad en sus palabras y una cucharada de ansiedad en su voz. Llevaba consigo un bulto lleno de explosivos, listo para explotar o explotarse sin mirar atrás.

             “Para recordar y nunca olvidar”. Luego de mencionar estas palabras, Quintero salió de nuestra base, dejándome con el recuerdo de un fuerte abrazo y un par de ojos mojados. 

            “En un minuto comenzamos a lanzar los gases lacrimógenos en las bases gubernamentales. Ya el capitán Quintero confirmó que se infiltró en la Sociedad y que hasta el momento nadie se ha percatado de su presencia”, me informó la teniente en mando.

            “Prepara la nave. En treinta segundos nos vamos”, contesté arrepentido de que el tiempo nos había ganado. No sabía cómo terminar mi despedida. Te me ibas desapareciendo sin haberte conocido y ya te extrañaba.

            “Ahora naces tú y elijo tu verdad. No me importa si el genocidio de árboles o la construcción de fábricas nos deja sin respirar, si ya el término mascota se ha convertido en una dieta más que en una responsabilidad, si este papel verdoso vale más que una vida humana, si la realidad es virtual, ideal o ignorada. Aura, te elijo porque eres la esperanza de que mi cordura algún día decida visitar mi locura.”

             “Elisa, te amo. Cuida a nuestra hija como si fuera la semilla de nuestra humanidad. Una vez termine todo esto nos encontraremos.”

            Oscar: “Mensaje terminado. Envía el mensaje a Elisa en Haití.”
            Zombot: Mensaje Enviado.
            Zombot: Se detecta una amenaza cerca de nuestra localización. ¿Qué desea hacer?
            Oscar: “Inicia código Auto-destrucción 2115.”