lunes, 19 de septiembre de 2011

Piratas en el Caribe: Derecho Internacional y el Advenimiento de la Corporatocracia

 
"In order to affect a timely halt to deterioriating conditions, and to ensure the common good, a state of emergency is declared for these territories by decree of Lord Cutler Beckett, duly appointed representative of His Majesty, the King. By decree, according to martial law, the following statutes are temporarily amended: Right to assembly, suspended. Right to habeas corpus, suspended. Right to legal counsel, suspended. Right to verdict by a jury of peers, suspended. By decree, all persons found guilty of piracy, or aiding a person convicted of piracy, or associating with a person convicted of piracy, shall be sentenced to hang by the neck until dead." [Del filme Pirates Of The Caribbean: At World's End]
La saga de Piratas del Caribe (Pirates of the Caribbean) tiene más fibra política e historica de lo que se podría pensar la primera vez que uno la ve. Dentro de la narrativa de la saga se presentan múltiples niveles de antagonismos en conflicto, fusionándose, estallando y jugando para adquirir poder y sobrevivir en terrenos hostiles. Entre los antagonismos están la ley mercantil vs el crimen de pirateria, la metrópolis vs las colonias, la barbarie vs la razón, el estado corporativo moderno vs poblaciones ingobernables; todas estas relaciones de poder se entre mezclan mientras avanza la saga.

Uno de los temas principales del filme Piratas del Caribe es la globalizacionindustrialización el imperialismo el en siglo 17. En el filme la corporación East India Trading Company se esta estableciendo en el Caribe con el fin de regular y transformar el comercio marítimo en la región colonial concretizando el principio de tratados de comercio internacional en aguas tropicales. La misteriosa y poderosa compañía comercial inglesa intenta controlar los territorios coloniales en el Caribe siguiendo el flujo del mercado libre. De tal forma se manifiestan regímenes en las colonias de corte corporatrocratico, que desde el sector privado va estableciendo monopolios, configurando conflictos militares y legitimizando la desigualdad en tratados mercantiles como herramientas de bio-control socio económico sobre la política de Inglaterra y sus territorios.    


La East India Trading Company del filme es una versión ficticia de la muy real Compañía Británica de las Indias Orientales; una multinacional con base en Londres, que contaba con su propio ejército y cuerpos de seguridad en todos los países donde operaba / gobernaba; podían inclusive invocar Ley Marcial en las colonias para así quitarle derechos a la población que deben manejar bajo la lógica del Capital.
"...the East India Company bought its sovereignty and in its own way, created the future template not only for the multinational corporation, but also for the corporatized nation-state? To a certain extent yes, we can argue precisely that. The East India Company was hugely important in a truly global way." [Miguel A. Cruz, Purchasing Sovereignty: The East India Company and the Birth of the Corporatized Nation-State]
En 1773 el parlamento Inglés aprueba una ley donde le concede a la Compañía de las Indias Orientales el monopolio del comercio del te y especias. Un monopolio artificial es un tipo de monopolio en el cual el monopolista se vale de algún medio para impedir que vayan al mercado más productos que los suyos. Los medios de los que se puede valer pueden ir desde la violencia a una fuerte restricción de la demanda por parte de los consumidores, pasando por la imposición de barreras de entrada artificiales. Así esta compañía dominaba el tráfico marítimo a nivel mundial ademas de tener bajo su mando a múltiples barcos de guerra que con frecuencia se desplegaron para pacificar a poblaciones bajo el gobierno corporatocratico. En el filme vemos como la corporación toma la supervisión de la expansión económica para erradicar la piratería, canalizar los mercados locales hacia la lógica del monopolio y  sembrar la in-equidad del intercambio económico imperial, haciéndose amos sobre toda faceta de la vida en los territorios que ocupaban. 

"El racismo va a desarrollarse, en primer lugar, con la colonización, es decir, con el genocidio colonizador; cuando haya que matar gente, matar poblaciones, matar civilizaciones [...] Destruir no solamente al adversario político, sino a la población rival, esa especie de peligro biológico que representan para la raza que somos, quienes están frente a nosotros [...] Podemos decir que lo mismo con respecto a la criminalidad. Si ésta se pensó en términos de racismo, fue igualmente a partir del momento en que, en un mecanismo de biopoder, se plantó la necesidad de dar muerte o apartar a un criminal. Lo mismo vale para la locura y las diversas anomalías." [Michel Foucault]

Así es como en todo colonialismo el racismo es una herramienta clave de la biopolítica para eliminar (o dejar morir) poblaciones que no logran ser asimiladas a la norma deseada, aparece en la forma de genocidios colonizadores como en América, Asia y África en particular, durante los momentos centrales del imperialismo europeo. Recordemos que el racismo es una estrategia de guerra que asume diferentes formas según sean los actores en el contexto social. La costo-eficiencia en el modo de producción capitalista ha mejorado mediante la coordinación de fuerzas de labor humana. La supervisión jerárquica de los cuerpos y las técnicas para la canalización de las fuerzas de producción son vitales en el despliegue de la logística mercantil colonial. La canalización de las energías humanas permite que el proceso de producción sea liberado de las interrupciones políticas, así como de obstáculos técnicos de la producción. Pero no todas las poblaciones podrán ser asalariados parte de la disciplina de fábrica, por lo tanto las clases trabajadoras, aquellas insertadas en el ciclo de producción / consumo de bienes y servicios es diferenciada de otras "clases peligrosas" de la población, o el lumpen-proletariat



Las prisiones de la época servían como un medio de exclusión para todo tipo de personas marginales (delincuentes, locos, enfermos, huérfanos, vagabundos, prostitutas, etc.) todos eran encarcelados sin orden. Pero el poder, no sólo reprime, sino que también produce: produce efectos de verdades, produce saberes y produce legitimidad a instituciones socio-economicas. El biopoder que absorbe el derecho de vida / muerte, pretende convertir a lo vivo y los cuerpos en objetos administrables por parte del poder. En este sentido, la vida dentro de la regulación debe ser protegida, diversificada y expandida. Su reverso, y en cierto sentido su efecto, es que la vida afuera de la regulación justamente debe perecer. Ya sea en la forma de la pena capital, la represión política, la eugenesia o el genocidio; esta eliminación sistemica de cuerpos se justifica mediante el derecho, si dicho exterminio asegura la seguridad de la vida imperial y la propiedad privada.

El derecho internacional siempre ha sido cómplice con el imperialismo. Ya en 1532Francisco de Vitoria formuló sus teorías pioneras del derecho internacional para justificar el saqueo español de las Américas. Casi un siglo después, Hugo Grotius, sin duda el escritor más importante en la historia del derecho internacional, en 1609 expuso una teoría de los "Mares Libre". "Mare Liberum" promueve la idea del uso libre de las vías de comunicación marítima para el beneficio de todos supuestamente. Pero este tratado para los viajes y el comercio marítimo fue escrito por Hugo para defender los actos de piratería efectuados por la Compañía holandesa de las Indias Orientales.

El derecho internacional mercantil es en cierto sentido, el derecho en su estado más puro. Ya que a nivel internacional, la forma jurídica argumentativa sigue basándose esencialmente en la mercancía que rige el intercambio capitalista. Así que al usar sus leyes y reglamentos mercantiles ya estaban en sus enredaderas de monopolios y marginalizacion socio-económica. En 1670, el rey Carlos II le concedió a la Compañía de las Indias Orientales el derecho de desplegar ejércitos y formar alianzas, declarar la guerra o establecer la paz y ejercer la jurisdicción tanto civil como criminal en las zonas en las que operaba. En 1689, la Compañía era casi un "Estado" dentro de la India continental. La corporación administraba de forma independiente las zonas de Bombay, Madrás y Bengala y poseía una fuerza militar tremenda. La coerción de estas y muchas otras regiones continuó siendo indispensable en los regímenes corporatocráticos de la Compañia. El derecho internacional sienta las bases para el imperialismo y la guerra, haciendo del mundo uno caótico y sangriento gracias al imperio del derecho que dictamina una igualdad política abstracta entre estados mientras niega su equidad mercantil.
“The East India Company are at this time sovereigns of a rich, populous, fruitful country in extent beyond France and Spain united; they are in possession of the labour, industry, and manufactures of twenty million of subjects; they are in actual receipt of between five and six millions a year. They have an army of fifty thousand men.” [Robert Clive, Speech to the House of Commons, 1769]
Pero debemos notar y aceptar que el derecho no contiene ninguna forma dentro de su narrativa que decida en última instancia por un lado u otro ya que no hay una interpretación intrínsecamente correcta. El derecho no es un conjunto de reglas estática sino un proceso, el conflicto potencialmente interminable sobre las categorías jurídicas es el derecho internacional. Dicho sistema de derecho, entonces, puede ser utilizado para legitimar todo lo que también podría condenar, como por ejemplo invasiones y ocupaciones militares, imposición de tratados de comercio desiguales e inclusive la ley marcial para alguna región foránea. En el derecho, la pregunta central no es cuál es la interpretación correcta o incorrecta, sino que se convierte en autoridad. En cualquier controversia legal sobre los fines o los medios de algún estado, una interpretación jurídica tiende a concretizarse y vencer: esta tiende a ser históricamente interpretación del estado con las armas más grandes. El derecho internacional se basa en la violencia estructural que legitima con sus saberes. La igualdad formal y abstracta entre los Estados-naciones va de la mano con la desigualdad político-económica entre los mismos. Los Estados no tan solo son los litigantes dentro del derecho internacional, sino que también son sus intérpretes. En ese sentido: La política es la continuación de la guerra por otros medios, ya que no todos tienen los mismos medios de hacer la guerra para su interpretación del derecho sea la dominante. 


La Compañía de las Indias Orientales se dedicaba a la explotación de recursos naturales en los países donde operaba, a la venta de productos manufacturados en Inglaterra, a evitar cualquier competencia y mantener el sistema de derecho mercantil en sincronización con los deseos de la corona inglesa usando ejércitos y buques de guerra privados. La evidencia de la interpenetración de las empresas monopolistas, los estados, la guerra y el comercio es proporcionado por la Guerra de los Siete Años (1756-1763) que succiono a Prusia, Francia, Austria, Rusia y Gran Bretaña. Esta fue la culminación de una guerra entre Gran Bretaña y Francia por el control de la India y las colonias de América del Norte, en la cual se disputaba la hegemonía de las rutas comerciales de oriente y que tuvo escenarios bélicos tanto en Asia como en Europa.

Los acontecimientos de la Guerra de los Siete Años transformaron a la Compañía de la India Oriental de potencia comercial en potencia militar y territorial. Ya para el final de dicha guerra, Gran Bretaña poseía un lucrativo Imperio mercantil y la apertura de vastos territorios nuevos en  las regiones de America del Norte y el Caribe. La empresa creció enormemente en riquezas y poder, acogiendo como propia la gran influencia en el comercio mercantil. Reconociendo el poder potencial de la compañía, el Rey de Gran Bretaña le dio protección del gobierno, convirtiendo a la empresa en un ente de monopolio comercial del Reino. El objetivo de la Compañía fue de regular y canalizar el intercambio económico de la región y las ganancias comerciales a través de la legitimidad mercantil de la Compañía de las Indias Orientales. La Compañía obtiene una influencia y monopolios tan profundos en el comercio británico que una amenaza contra la compañía se toma como una amenaza para la propia Gran Bretaña. 


Marx mismo sugirió que el derecho es un fenómeno superestructural, por lo tanto es un fenómeno separable y estrictamente secundario a la base económica de la actividad humana. En el famoso "Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política", Marx explica como en "la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social." Él afirma rotundamente que "no es la conciencia del hombre la que determina su existencia, sino su existencia social la que determina su conciencia..." En el texto "La Ideología Alemana", Marx y Engels denuncian lo que ellos llaman la "ilusión jurídica", es decir, la falacia de ver el derecho como una expresión inmediata de una autonomía social en vez de como un fenómeno derivado de la relaciones de producción socio económica y la propiedad. El derecho internacional generalmente se describe como un "conjunto de normas" pero si eso fuera correcto, la legalidad de la mayoría de las acciones debería ser relativamente no controversial, y el estado de los casos, se resolverían simplemente verificando los hechos con las "reglas". Por lo tanto mas que un conjunto de normas el derecho sólo existe en su interpretación. Por esta razón, el derecho, la política y lo económico suelen ir de la mano. 
"My conception of freedom. The value of a thing sometimes does not lie in that which one attains by it, but in what one pays for it — what it costs us. I give an example. Liberal institutions cease to be liberal as soon as they are attained: later on, there are no worse and no more thorough injurers of freedom than liberal institutions. One knows, indeed, what their ways bring: they undermine the will to power; they level mountain and valley, and call that morality; they make men small, cowardly, and hedonistic [genüsslich] — every time it is the herd animal that triumphs with them. Liberalism: in other words, herd-animalization." [Friedrich Nietzsche]

No hay comentarios:

Publicar un comentario