sábado, 7 de abril de 2012

Calavera

 


He sido
enemigo 
de la traición
de las ratas
de la costra. 
Y aunque nuestros enemigos
son muchos 
aquí van mis favoritos... estos jamás
pueden ser aliados de ninguna revolución:
geeks que se vendieron a la CIA de 
Wall Street, de Facebook, del FMI;
farmaceúticas y laboratorios que inventan
monos, gusanos, Rambos, pijas, sidas;
gobiernos que esconden leyes de
homofobia, de cierre, de venta, de
muerte, de ricos, de brutos, de acomodo;
traficantes de meth, de niños, de ancianos, de mujeres, 
de hombres, de insectos, de armas;
religiones con hambre que solo encuentran
culto en la venida de Dios
-dicen que los anticristos vienen y que el mundo se acabará-
pero una congregación no puede vociferar 
el fin
porque lo conocen sin
tener a Dios en su mano.
Hay molestia porque
nuestro bus viaja por el tiempo
sin esperanza, porque
llevamos el tártaro
adentro
porque
atraviesa nuestra lengua
y nos hace enemigos
bestias de tierra y fango
veteranos pero caducos
sin diademas ni uñas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario